Qué es una Cédula

La cédula de habitabilidad es el documento administrativo que acredita que una vivienda reúne las condiciones que establece la normativa para ser utilizada.

La Cédula de Habitabilidad de segunda ocupación es obligatoria. Sin cédula, no es posible vender o alquilar una vivienda, salvo para reformar.

También es necesaria para dar de alta los suministros como el agua, la electricidad o el gas.

En qué consiste

Para obtenerla, un arquitecto debe realizar una inspección de la vivienda, redactar un certificado conforme se cumplen los requisitos de habitabilidad, y registrarlo en la administración autonómica encargada de emitirla.

En el caso de Cataluña, los requisitos que deben cumplir las viviendas los establece el Decreto 141/2012, de 30 de octubre, por el que se regulan las condiciones mínimas de habitabilidad de las viviendas y la cédula de habitabilidad.

Se puede solicitar en cualquier momento y tiene una vigencia de 15 años. La Generalitat de Cataluña tiene que notificar su otorgamiento o denegación en un plazo de 30 días hábiles desde la fecha de recepción de la solicitud con la documentación completa.

Una Cédula de Habitabilidad acredita que una vivienda es habitable

Qué obtendrá el cliente

El cliente obtiene el certificado de habitabilidad firmado por un arquitecto y el comprovante de entrega a la Generalitat poco despúes de la realización de la visita. La cédula definitiva se recibe por correo electrónico en un plazo aproximado de un mes y medio (según disponiblidad de la administración).