Las “ITE” económicas y con rigor técnico son posibles.