Vivir sin cédula de habitabilidad